¿Que síntomas de angustia y trastorno de pánico hay?

Las preocupaciones, las angustias y el nerviosismo son partes normales de la vida diaria. Todos nos preocupamos o nos angustiamos de vez en cuando.

foto una mujer con angustia
una mujer con angustia

La angustia puede causar síntomas físicos y psicológicos. Un temor o una situación específica puede causar algunos o todos los síntomas a corto plazo. Cuando la situación cambia, los síntomas desaparecen.

Los síntomas físicos de la angustia son:

  • Temblores, sacudidas o espasmos de los músculos.
  • Mareos.
  • Sensación de tener la garganta o el pecho llenos.
  • Tensión(Vea Alta presión arterial ) o dolor de los músculos.
  • Desasosiego.
  • Cansancio.
  • Insomnio.
  • Sofoco o latidos rápidos del corazón.
  • Sudores o manos frías y húmedas.

Los síntomas emocionales de la angustia son:

  • Sentirse agitado y nervioso.
  • Preocuparse demasiado.
  • Temer que algo malo va a pasar.
  • Tener dificultades para concentrarse.
  • Estar irritable o agitado.
  • Sentirse triste constantemente.

A muchas personas, entre ellas niños y adolescentes, les dan trastornos de angustia que producen esos síntomas sin que haya una razón lógica. Ese tipo de angustia no es normal y puede volverse abrumador.

Foto Una mujer con síntomas de angustia y trastorno de pánico
Una mujer con síntomas de angustia y trastorno de pánico

Las personas que tienen un trastorno de ese tipo pueden padecer fobias, o sea, miedos ilógicos a ciertos lugares, objetos o situaciones.

El trastorno de pánico es un trastorno frecuente relacionado con la angustia. El trastorno causa períodos de angustia y miedo intensos y repentinos, cuando no hay una causa o un peligro evidentes.

Esos períodos, conocidos como crisis de pánico, pueden causar síntomas que no ponen la vida en peligro pero que causan mucho temor.

Algunos ejemplos de los síntomas de angustia son: latidos muy fuertes del corazón, respiración fatigosa, sofoco y la sensación de que uno morirá o perderá el control.

A veces las personas que han tenido crisis de pánico tratan de evitar cualesquiera situaciones o actividades que puedan producir otra crisis. Eso muchas veces causa un mayor nivel de angustia.

El tratamiento propio, unido muchas veces al asesoramiento y al uso de medicamentos, puede ser eficaz para el control de la angustia y del trastorno de pánico.

Ссылка на основную публикацию